Lunes  24 de abril  de 2017  7:21 am
Make Love Not War

Los asistentes a la proyección de la película de La Bella y la Bestia de este lunes en los cines de Kuwait, se quedaron con las ganas de verla porque, sin mediar mayores explicaciones, la función fue suspendida por supuestas responsabilidades y deberes hacia los jóvenes espectadores.

“Queridos clientes: La película La Bella y la Bestia ha sido suspendida quedando pendiente su revisión. Lamentamos cualquier inconveniente. Reembolsaremos los boletos”, fue la explicación que en un mensaje de Twitter la Compañía Nacional de Cine de Kuwait dio el pasado lunes para justificar el retiro de cartelera de la película.

La razón exacta de este retiro, particularmente cuando la película había estado en exhibición desde el jueves de la semana pasada, se desconoce, pero se intuye que se trata del “exclusivo momento gay”, como el director del filme, Bill Condon, describió una escena de tres segundos en la que el personaje llamado Le Fou, ayudante del malvado Gastón y protagonizado por Josh Gad, baila con otro hombre.

Este “lindo y exclusivo momento gay” fue la razón por la cual en Malasia la película no fue aprobada para menores y por las que un cine en el norte del estado de Alabama, Estados Unidos (sí, en ese Estados Unidos que votó por el presidente que ahora tienen), decidió no proyectar la taquillera película. “No comprometeremos lo que la Biblia enseña”, fue la explicación que los administradores del cine escribieron en Facebook sobre la decisión.

Parece mentira que los humanos sigamos tan ocupados con la sexualidad de los demás y sea “pecaminoso” saber que un hombre se siente atraído por otro hombre o que baila con otro hombre, o que besa a otro hombre y que graves problemas como el hambre, la desnutrición infantil, los niños que son explotados laboral o sexualmente (o los dos), no genere ni por asomo repudio alguno de las recatadas sociedades que al no tolerar el amor entre hombres (o mujeres) prefieren diseminar palabras de odio e intolerancia que llevan a la violencia verbal o física.

Quizá cuando tengamos un poco más de congruencia y dejemos de fomentar la división y el encono, lastimosos eventos como el ocurrido ayer en Londres o la semana pasada en Bagdad, en los que corre la sangre por la intolerancia y el odio, dejen de ser parte de la actualidad de los niños a los que, supuestamente, queremos “proteger”.

B.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin