Miércoles  23/ abril/ 2014  5:56:am

Articles

Category: El Derecho y México

La semana pasada el gobierno del Distrito Federal inició una campaña para dar acta de nacimiento a las personas que se encuentran en situación de calle en el marco de un programa para fortalecer el derecho a la identidad en México.

 

Desde el nacimiento toda persona tiene derecho a obtener una identidad. La identidad incluye el nombre, el apellido, la fecha de nacimiento, el sexo y la nacionalidad. Es la prueba de la existencia de una persona como parte de una sociedad, como individuo que forma parte de un todo; es lo que la caracteriza y la diferencia de las demás, y el derecho a la identidad se manifiesta en el registro del nacimiento.

 

Como parte de un programa nacional desde mayo de este año el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia implementó la Campaña Nacional para el Registro Universal, Oportuno y Gratuito de Nacimiento de Menores de Edad que contempla concientizar a la población sobre la importancia del derecho a la identidad y la relevancia de contar con un registro de nacimiento materializado en una acta del Registro Civil, acercar a las comunidades más apartadas del país los servicios de registro, así como establecer juzgados de registro civil en los centros hospitalarios, de salud y de maternidad.

 

En el Distrito Federal comenzó el pasado 11 de julio la inscripción en el Registro Civil de las personas en situación de calle mediante el otorgamiento gratuito de sus actas de nacimiento, documento que les permitirá no solo tener acceso a programas sociales del gobierno, sino también a un trabajo al otorgarles un documento de identidad y que constituye el inicio del reconocimiento de sus derechos humanos.

 

La realidad legal de la falta de identidad fue experimentada directamente por los alumnos de la UNAM del doctor Enrique Carpizo Aguilar quienes promovieron en 2012  un amparo a favor de un indigente que padece de sus facultades mentales llamado Ricardo Farías.

 

Ese amparo se promovió por la omisión del Estado de brindarle atención y protección a sus derechos humanos, al habérsele negado su derecho a la alimentación, a la salud física y mental, su derecho a la educación, su derecho a la vivienda digna y decorosa y su derecho a la identidad, siendo la primera experiencia en este tema.

 

Pese a los problemas que tuvo este amparo en su tramitación, se dictó una sentencia en la que se ordenó a la Secretaría de Desarrollo Social del Distrito Federal para que incorporara al indigente al Programa de Atención Preventiva y Emergente a Personas Afectadas por Contingencia o en Vulnerabilidad Social. Pero las otras 25 autoridades federales y locales que se incluyeron en la demanda fueron excluidas de responsabilidad.

 

Esta experiencia es clara muestra de la importancia que el programa para dar acta de nacimiento a las personas indigentes tiene en un estado que pretende garantizar y proteger los derechos humanos de todos sus habitantes.

 

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Suscripción al Boletin