Sábado  12/ julio/ 2014  1:54pm

Articles

Category: El Derecho y la Actualidad

En el estudio Sólo para sus ojos: la comercialización del espionaje digital del 1 de mayo del presente año, el grupo de trabajo Citizen Lab de la Universidad de Toronto en Canadá descubrió la presencia del software FinFisher dos servidores operados por las empresas Iusacell PCS y Uninet S.A. de C.V., filial de Telmex que ofrece servicios de Internet corporativo.

 

FinFisher es un programa de cómputo que vigila y monitorea las actividades de los usuarios de redes de telecomunicaciones y servicios basados en Internet y que se instala a través correos maliciosos o supuestas actualizaciones, por lo que actúa con un Spyware, permitiendo inclusive tomar control de los equipos. El software tiene la capacidad de activar micrófonos de cualquier ordenador, obtener capturas de pantalla, recabar historial de navegación, ubicar vía GPS la posición de una persona, grabar conversaciones y espiar en vivo las llamadas telefónicas. 

Propuesta Cívica, A.C. llamó la atención sobre este tema luego de una presunta intervención en la comunicación entre un defensor de derechos humanos y sus familiares hace un mes a través de la plataforma de mensajería WhatsApp.

Ante estos hechos, el 20 de junio Propuesta Cívica, A.C., y Al Consumidor, A.C., solicitaron al Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) verifique los procesos que han estado llevando a cabo las compañías telefónicas que presuntamente están espiando las comunicaciones electrónicas de la ciudadanía.

 

En un comunicado el IFAI aseguró que a partir de esta queja recibida por la Dirección General de Verificación, se enviaron los requerimientos a Iusacell y Telmex para verificar la existencia del programa de monitoreo cibernético FinFisher.

 

El IFAI agregó que con base en un análisis que en su momento se haga de la información que proporcionen las empresas requeridas, se determinará, en su caso, el inicio del procedimiento de verificación establecido en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares (LFPDPPP), mismo que de acuerdo con la normatividad debe ser tramitado de manera confidencial.

 

Esta información ha llamado la atención después del escándalo en Estados Unidos protagonizado por Edward Snowden que reveló la existencia de un programa de vigilancia digital de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés), bajo el nombre clave PRISM.

 

Pero en nuestro país también existe el riesgo que existan programas de ese tipo, ya que desde el 2007 el gobierno mexicano cuenta con equipos donados por Estados Unidos para intervenir todo tipo de comunicaciones, que se encuentran en lo que era la Agencia Federal de Investigaciones, actualmente Policía Ministerial y en lo que era la Secretaría de Seguridad Pública, presuntamente para el combate al crimen organizado.

 

El sistema puede “interceptar llamadas de destino y las sesiones de la red de TELMEX, TELCEL, NEXTEL, TELEFÓNICA, UNEFON, IUSACEL, comunicaciones VoIP, paquetes de datos en la red PRODIGY, decodificación de fax, decodificación de paquetes de datos, almacenamiento de por lo menos 25.000 horas de llamadas, almacenamiento de todas las sesiones de información relacionada, y el seguimiento de localización celular. Las capacidades deben incluir TDMA, GSM, CDMA, iDEN, AMPS, PCS, fax teléfono fijo, correo electrónico, chat, Internet, SMS y VoIP”.

 

El sistema de la AFI también permite localizar la posición de un celular ya que cuenta con la base de datos de la ubicación de las celdas de red de cada uno de los operadores, incluyendo identificación del servidor, identificador de celda, Latitud, Longitud y lo que se denomina DatumID.

 

Tal vez las preguntas sobre el espionaje en nuestro país deberían estar dirigidas a quienes operan estos sistemas en la actualidad.

 

 

Más información en eleconomista.com.mx

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Suscripción al Boletin