Viernes  25/ abril/ 2014  12:34:am

Articles

Category: El Derecho y la Actualidad

En la ciudad de Puerto Montt en Chile una familia está viviendo un verdadero drama a partir de la negativa del estado de permitir la adopción de una niña de tres años por parte del matrimonio que fungió como “guardador” por más de 20 meses.

 

La niña fue entregada al matrimonio Paredes Bahamonde para que cuidaran de ella durante un lapso que la ley específica que no será mayor de seis meses.

 

Sin embargo, en vista de que el Servicio Nacional de Menores, SENAME, dejó a la niña en el hogar de la familia Paredes más de un año y medio se creó un vínculo emocional entre los guardadores o custodios temporales y la menor que hoy tiene tres años de edad.

 

Dada la situación excepcional, la familia presentó ante las autoridades una solicitud de protección para iniciar el proceso de adopción de la niña, pero tal petición fue denegada por el Tribunal de Familia de la ciudad chilena de Ancud, que ordenó la entrega de la niña al SENAME a fin de que fuera enviada a un nuevo hogar.

 

El Tribunal de Familia denegó la petición debido a que el matrimonio Paredes Bahamonde no cumple con un requisito de ley para adoptar a la niña que es haber estado casados por lo menos dos años previos a la solicitud de la adopción.

 

La decisión del Tribunal de Familia ha sido apelado por los guardadores e incluso por el SENAME pues se considera que en vista de la situación, del vínculo emocional creado y buscando el bien superior de la niña, no debería proceder la separación.

 

En esta situación también ha decidido intervenir la Comisión de Familia de la Cámara de Diputados de Chile que envió un oficio al SENAME y al ministerio de justicia para que paralicen la orden de separación en vista del interés superior de la niña: “Lo mejor es mantenerla en un lugar donde esté sana, física y mentalmente, y que ellos (los guardadores) puedan iniciar el proceso de adopción, pues el sentimiento de apego y los lazos afectivos surgidos luego de estos meses junto a esa familia son totalmente evidentes”, declaran los diputados.

 

La decisión tomada por el tribunal de Ancud ha sido muy señalada por los diputados y expertos en derecho de familia por ser una decisión “basada únicamente en la normativa” sin haber tomado en consideración los peritajes sicológicos que realizó el SENAME para evaluar el grado de apego.

 

Tras haber conocido la resolución judicial, José Luis Paredes, el guardador de la niña, se ha ocultado con ella para evitar que se cumpla la orden judicial y sea separado de la niña. Por tal motivo el Tribunal Familiar de Ancud presentó cargos ante el ministerio público contra este hombre por desacato a una orden judicial y secuestro.

 

Ahora corresponde a la Corte de Apelaciones pronunciarse sobre este caso, uno que pone claramente en evidencia la oposición que a veces existe entre la ley y la justicia.

 

 

Más información Emol

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Suscripción al Boletin