Miércoles  23/ abril/ 2014  6:33:pm

Articles

Category: El Derecho y la Actualidad

La Suprema Corte de los Estados Unidos accedió revisar un caso que involucra a una pareja de Carolina del Sur que adoptó a una niña y al padre biológico de la menor, perteneciente a la nación Cherokee.

 

Ordinariamente este caso no hubiera llegado a los tribunales pues una vez que los padres biológicos ceden la patria potestad sobre sus hijos, la adopción no se revierte, sin embargo en este caso hay un conflicto entre la legislación estatal y una ley federal.

 

Se trata de un caso que ha desatado un amplio debate entre la comunidad jurídica de los Estados Unidos pues se involucra en el caso una ley que tiende a proteger a las comunidades indígenas.

 

La ley federal que entra en conflicto es la Ley de Bienestar de Niños Indígenas que dispone que, en atención a los usos y costumbres de las comunidades, son las autoridades de la tribu, en este caso los Cherokee, quienes deben decidir el destino de la menor.

 

El caso se refiere a Verónica, una niña de dos años cuyos padres, ambos, cedieron la patria potestad a la pareja de Carolina del Sur tras su nacimiento. Dos años después el padre se arrepintió de haber entregado a su hija y como pertenece a la nación Cherokke, se encuentra amparado por la citada ley federal.

 

El caso llegó a la Corte Suprema de Carolina del Sur que falló a favor del padre biológico y ordenó a la pareja entregar a la niña, pero los padres adoptivos decidieron llevar este caso hasta la Suprema Corte de los Estados Unidos, el máximo tribunal judicial, que accedió revisar el caso.

 

El procurador general de la nación Cherokee, Todd Hembree, declaró que ya presentaron sus argumentos ante la Suprema Corte de por qué consideran que este caso no es de su competencia.

 

La ley federal sobre la que se sustenta este caso fue creada con la finalidad de proteger a las familias indígenas, sin embargo, en un abuso de sus disposiciones es muy probable que con fundamento en ella se cometa una injusticia al separar a una niña pequeña de los padres que la han visto crecer, para entregarla a un hombre que ni siquiera la conoce. Una decisión injusta, pero legal.

 

 

Más información cbsatlanta.com

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Suscripción al Boletin