Miércoles  23/ abril/ 2014  5:26:am

Articles

Category: El Derecho y la Actualidad

Durante el proceso electoral del pasado mes de noviembre en los Estados Unidos, los votantes de la ciudad de Longmont en el estado de Colorado, votaron a favor de la prohibición de la fracturación hidráulica dentro de los límites de la ciudad para la extracción de gas y petróleo.

 

La fracturación hidráulica es una técnica que consiste en inyectar a presión algún material en el terreno con el objetivo de ampliar las fracturas que existen en el sustrato rocoso que contiene el gas o petróleo, lo que favorece su salida al exterior.

 

Esta técnica se ha hecho muy popular por ser económicamente muy rentable, pero sobre ella han surgido dudas sobre la contaminación de los mantos acuíferos y del aire, razón por la cual los electores de Longmont votaron por prohibirla dentro de los límites de su ciudad.

 

Se trata de una medida que ha sido recurrida ante el poder judicial por la Asociación de Colorado de Petróleo y Gas que demandó el lunes de esta semana a la ciudad para que revierta la prohibición.

 

De acuerdo con la demanda, esta prohibición significa dejar sin explotar importantes recursos de gas y petróleo localizados bajo la ciudad, y que significan unos 500 millones de dólares.

 

Argumentan que la prohibición es ilegal pues la prohibición o autorización para perforación y extracción de recursos depende de las autoridades estatales y federales y no de los votantes de una ciudad, razón por la cual esperan revertir la prohibición.

 

La disposición aprobada por la comunidad de Longmont sigue permitiendo la fracturación hidráulica pero fuera de los límites de la ciudad y es la primera disposición de este tipo en el estado.

 

Ahora un juez deberá decidir si efectivamente se invaden funciones estatales con esta disposición o si la demanda se trata de socavar el voto democrático para permitir una actividad industrial peligrosa cerca de los hogares, escuelas y parques públicos, como sostienen algunos impulsores de la prohibición.

 

 

Más información The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Suscripción al Boletin